Translate

viernes, 3 de diciembre de 2010

Imposibilitado de sentir el dolor aún incluso después de acudir a los mejores especialistas, se quitó la vida.

martes, 30 de noviembre de 2010

"Mantente lejos de los infelices ya que éstos estan ansiosos por compartir su infelicidad "

lunes, 22 de noviembre de 2010

Tomando nota

" O nos hacemos infelices, o nos hacemos fuertes. La cantidad de trabajo es la misma." Carlos Castaneda

martes, 16 de noviembre de 2010

Judías verdes



Sentía el chasquido de las judías partiéndose en dos. Mi madre quitaba primero las dos puntitas de los extremos con las uñas y después una a una las iba partiendo por la mitad. Yo, desde la cama me sentía feliz. Un día de colegio sin colegio. Llenando todos mis sentidos con aquello que pasaba en mi ausencia en un día ordinario.
Me extrañaba la luz de la mañana entrando por el balcón, era raro, diferente, llegaba hasta mi cama y me calentaba y aunque seguramente mi fiebre ya había pasado ni se me ocurría poner un pié afuera..
Mi madre canturreaba… trajinaba, como ella decía, hacía un poco de ruido en la cocina fuera del alcance de mi vista, seguramente fregando los platos. El ruido del agua, fresca sin duda, mezclándose con el jabón hasta hacerlo desaparecer me relajaba, era como oír correr un río fresco a borbotones. Después el cacharro con las judías verdes y las patatas que llevaba a la mesa redonda del comedor donde ella las empezaría a preparar. Primero ponía la radio, justo cuando empezaba Radio Fémina en Radio Reloj de Radio España, con la emisión del consultorio de doña Montserrat Fortuny. Laboratorios Eupartol patrocinaba el programa, pero aunque a mi eso me daba igual , me maravillaba poder oír esas palabras: Eupartol, Radio Reloj, Radio Fémina, las musiquillas pegadizas y las voces maravillosas de los que habitaban en el transistor.
Todo eso y el chasquido de las judías frescas en las manos de mi madre. Me sentía especial por un día, o una mañana tan sólo. Nada más yo recibiendo todas esas sensaciones, el color de la mañana tardía, el olor de las judías al quebrarse, el calorcito del sol en mi almohada …Mis hermanas vendrían al mediodía a comer y pondrían punto y final a mi reinado, llegarían a la hora en que yo hubiese también llegado en un día ordinario y dejaría de ser… una reina de 8 años.

Pollo con patatas

La yaya solía venir los viernes. En realidad creo que cualquier día le hubiese sido igual, pero ella venía los viernes, después de comer, creo.
A esa hora estábamos en el colegio o en el instituto y según nuestra hora de regreso a casa la veíamos o no.
Yo recuerdo llegar a casa, sin reparar en que día de la semana era, entrar, dejar mis cosas y de repente notar un aire diferente, como una señal imperceptible de que algo había cambiado, entonces empezaba a husmear arriba y abajo y lo veía. Las plantas de la galería, cuatro plantas alicaídas y llenas de hojas secas habían resucitado, después y junto a las plantas veía montoncitos de ropa doblada también inusuales que estaban a punto para ser colocados en los armarios, y por último y entrando en la cocina una cazuela tapada y aún caliente con la mejor comida del mundo: pollo rustido con patatas a cuadraditos, fritas aparte y mezcladas después con el pollo. Un pollo con patatas irresistible, siempre con el mismo aroma, siempre igual de bueno.
Entonces, una vez constatada la visita de la yaya, preguntaba a quien allí se encontrara: ha venido la yaya? Sí, era la respuesta, se acaba de ir. Y de repente una sensación de vacío.
Lo que siento ahora ya mayor , creo que se asemeja bastante a lo que sentía de niña , que aunque sin la plena conciencia de sentirlo , lo sentía: una especie de tristeza , pena . Podía, puedo, imaginar la gruesa figura de mi yaya marchando sola, hacia el metro para regresar a su casa. Ella vivía en Hospitalet, a unas pocas paradas de mi casa y se marchaba temprano porque debía atender al yayo, prepararle la cena.
A veces, o siempre, dejaba envueltas en un tierno papel de estraza blanco unas enormes magdalenas que vendían en una pastelería al lado de su casa. Eran gigantes, con forma estrellada y cada una tenía su propio papel. Así que si yo llegaba antes que mis hermanas podía ir abriéndolas todas y elegir la más bonita, que siempre era la más inflada, claro, volviendo a enroscar los extremos del papel encima de las otras magdalenas sin que se notase mi desliz.
La figura oscura, gruesa y lenta de la yaya, yendo hacia el metro, dándome la espalda es la imagen que se forjó en mi mente sin haberla visto. Una imagen triste que me duele aún y me dolerá siempre y me hace arrepentir de todos esos viernes que llegué tarde del instituto y tomé sus regalos sin darle siquiera un beso.

martes, 9 de noviembre de 2010

LAS HORAS Y LAS DESHORAS: LA VIDA

las horas y las deshoras, los infinitos desencuentros,
el tiempo marcado, el reloj que dicta el tiempo,
el tic-tac implacable.
El día y la noche se encuentran en el atardecer,
la noche y el día, se encuentran al amanecer.
Los fantasmas del pasado buscan un refugio donde poder seguir,
para azotar el tiempo, aquel tiempo, su tiempo, su espacio.
No se puede negar el tiempo, como no se puede negar lo evidente,
y éste, va pasando a través de los muros más resistentes,
consumiéndolo todo a su paso.
El paso del tiempo, también puede ser sanador, porque el olvido no existe,
aunque sí, el paso del tiempo marca la distancia entre los malos recuerdos.
El tiempo lo "cura todo", el pasado, el presente y el futuro, es su labor.
El pasado puede ser una cadena, el presente puede desencadenarse,
y, el futuro puede no existir.
Nuestras horas, días, meses, años, pasaran y formaran parte de la memoria,
para perdurar, el futuro no pertenece aún ni al recuerdo, ni al olvido,
no existe, es lo que no es palpable, pero en nuestra imaginación, ese tiempo que es futuro,
nos permite jugar y apostar hacia la gran ilusión de que ese tiempo es lo único que podemos manejar .

jueves, 4 de noviembre de 2010

caminas

Caminas. La playa es larga y vacía, tus lágrimas resbalan subiendo el nivel del mar. El sol a tu espalda es intenso pero no llega a calentar tu corazón. Nada importa, tu dolor es más fuerte que todo e imposible de aliviar. De repente, a tus pies una pierna de muñeca, desnuda, sola. Ha sido devuelta por el mar. Ayer no estaba. Unos pasos más allá un zapato de plástico. Será de la muñeca? Se lo pruebas. Encaja!. Sonríes, …renaces. Sigues.

la partida

Una partida de dominó. Un club de la tercera edad donde se reúnen los mayores. Yo sentada en una silla sin decir nada, sin esperar nada. Simplemente viviendo momentos anónimos, cotidianos, intrascendentes, en los que residía una magia especial: la calma de los afectos, la reconciliación con el pasado; mi padre jugando, yo casi llorando.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Adoro a Gimferrer.By love possessed

Me dio un beso y era suave como la bruma
dulce como una descarga eléctrica
como un beso en los ojos cerrados
como los veleros al atardecer
pálida señorita del paraguas
por dos veces he creído verla su vestido
(estampado el bolso el pelo corto y
aquella forma de andar muy en el
borde de la acera.)
En los crepúsculos exangües la ciudad es un torneo
de paladines en cámara lenta
sobre una pantalla plateada
como una pantalla de televisión son las imágenes
de mi vida los anuncios
y dan el mismo miedo que los objetos volantes
venidos de no se sabe
dónde fúlgidos en el espacio.
Como las banderolas caídas en los yates de lujo
las ampollas de morfina en los cuartos cerrados de los hoteles
estar enamorado es una música una droga es como
escribir un poema
por ti los dulces dogos del amor y su herida carmesí.
Los uniformes grises de los policías los cascos
las cargas los camiones los jeeps
los gases lacrimógenos
aquel año te amé como nunca llevabas un
vestido verde y por las mañanas sonreías
Violines oscuros violines de agua
todo el mundo que cabe en el zumbido de una línea telefónica
los silfos en el aire la seda y sus relámpagos
las alucinaciones en pleno día como viendo fantasmas luminosos
como palpando un cuerpo astral
desde las ventanas de mi cuarto de estudiante
y muy despacio los visillos
con antifaz un rostro me miraba
el jardín un rubí bajo la lluvia




viernes, 22 de octubre de 2010

Cadencia perfecta

Azul y plata
y una nube que adorna el cálido sol de octubre
Su paso por la orilla al contraluz y un caballo al galope
Silencio, mucho silencio
ni aire tan solo que roce
Como desde una platea vacía
solo por mi los actores
efectos del sol en las aguas
intensos brillos diurnos
miles de chispas que bailan
diría diamantes , seguro
más tarde aparecen piraguas
que avanzan despacio de a uno
Vuelo de aves que emigran
cadencia de otoño de lujo

domingo, 17 de octubre de 2010

Objetos perdidos.Julio Cortázar

Por veredas de sueño y habitaciones sordas
tus rendidos veranos me aceleran con sus cantos
Una cifra vigilante y sigilosa
va por los arrabales llamándome y llamándome
pero qué falta, dime, en la tarjeta diminuta
donde están tu nombre, tu calle y tu desvelo
si la cifra se mezcla con las letras del sueño,
si solamente estás donde ya no te busco.
Mendoza, Argentina 1944
La mufa
Vos ves la Cruz del Sur,
respirás el verano con su olor a duraznos,
y caminás de noche
mi pequeño fantasma silencioso
por ese Buenos Aires,
por ese siempre mismo Buenos Aires.
Quizá la más querida

Me diste la intemperie,
la leve sombra de tu mano
pasando por mi cara.
Me diste el frío, la distancia,
el amargo café de medianoche
entre mesas vacías.

Siempre empezó a llover
en la mitad de la película,
la flor que te llevé tenía
una araña esperando entre los pétalos.

Creo que lo sabías
y que favoreciste la desgracia.
Siempre olvidé el paraguas
antes de ir a buscarte,
el restaurante estaba lleno
y voceaban la guerra en las esquinas.

Fui una letra de tango
para tu indiferente melodía.
Una carta de amor
Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo
porque en el fondo es todo

como un perro que pasa, una colina,
esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,

todo eso es tan poco
yo lo quiero de vos porque te quiero.

Que mires más allá de mí,
que me ames con violenta prescindencia
del mañana, que el grito
de tu entrega se estrelle
en la cara de un jefe de oficina,

y que el placer que juntos inventamos
sea otro signo de la libertad.

domingo, 10 de octubre de 2010

William Butler Yeats-Cuando estés vieja y gris y soñolienta

Cuando estés vieja y gris y soñolienta
y cabeceando ante la chimenea, toma este libro,
léelo lentamente y sueña con la suave mirada
y las sombras profundas que antes tenían tus ojos.

Cuántos amaron tus momentos de alegre gracia
y con falso amor o de verdad amaron tu belleza,
pero sólo una persona amó en ti tu alma peregrina
y amó los sufrimientos de tu cambiante cara.

E inclinada ante las relumbrantes brasas
murmulla, un poco triste, cómo escapó el amor
y anduvo en las cimas de las altas montañas
y entre un montón de estrellas ocultó su rostro.

jueves, 7 de octubre de 2010

Palacio de hielo-Margaret Atwood.Hoy que empieza el Festival de Cine de Sitges

Otro palacio de hielo. Otro semi-
paraíso donde todos los deseos
se nombran y se crean,
y, después, se cumplen. Hotel
podría ser una etiqueta adecuada.
No está hecho de cristal, mazapán
y acero, agua teñida de oro
y gelatina de ópalo que brilla
cual pez abisal fosforescente, como
podrías pensar en un principio. No
son sólo sueños, son tan sólo
nubes de aliento que se articulan
en palabras: la cama celestial, el
desayuno bufé. Manos invisibles
que traen comida, arreglan
las sábanas, encienden las luces,
hacen que violines canten una canción de cuna
al aire azucarado, limpian el pelo
que dejaste en la ducha de porcelana,
y dejan una rosa en tu almohada
cuando no estás allí. ¿Dónde
está la bestia temible que dirige la función
y anhela que la besen?
¿Dónde los cuerpos que una vez
estuvieron unidos a esas manos?
Entre bambalinas, siempre hay una carnicería.
Ves pétalos rojos en el suelo.
Esperas que sean pétalos. No abras
la única puerta prohibida,
la que tiene el cartel de
Sólo personal autorizado. No mires
en la última habitación, la más pequeña, oh
querido, mejor no mires.


Margaret Atwood ("La puerta", trad. de Somacarrera Iñigo)

Creí que era un buen poema para estos días en los que la gente que viene se aloja en hoteles y el miedo circula por las calles.:)

viernes, 1 de octubre de 2010

Clarice Lispector.Es allí donde voy




Más allá de la oreja existe un sonido, en el extremo de la mirada un aspecto, en las puntas de los dedos un objeto: es allí adonde voy. En la punta del lápiz el trazo. Donde expira un pensamiento hay una idea, en el último suspiro de la alegría otra alegría, en la punta de la espada la magia: es allí adonde voy.
En la punta del pie el salto. Parece la historia de alguien que fue y no volvió: es allí adonde voy.
¿O no voy? Voy, sí. Y vuelvo para ver cómo están las cosas. Si continúan mágicas. ¿Realidad? Yo os espero. Es allí adonde voy.
En la punta de la palabra está la palabra. Quiero usar la palabra "tertulia", y no sé ni dónde ni cuándo. Al borde de la tertulia está la familia. Al borde de la familia estoy yo. A la orilla de mí estoy yo. Es hacia mí adonde voy.
Y de mí salgo para ver. ¿Ver qué? Ver lo que existe. Después de muerta es hacia la realidad adonde voy.
Mientras tanto, lo que hay es el sueño. Sueño fatídico. Pero después, después todo es real. Y el alma libre busca un rincón para acomodarse. Soy un yo que anuncia. No sé sobre qué estoy hablando. Estoy hablando de nada. Yo soy nada. Después de muerta me agrandaré y me esparciré, y alguien dirá con amor mi nombre. Es hacia mi pobre nombre adonde voy.


Y de allá vuelvo para llamar al nombre del ser amado y de los hijos. Ellos me responderán. Al fin tendré una respuesta. ¿Qué respuesta? La del amor. Amor: yo os amo tanto. Yo amo el amor. El amor es rojo. Los celos son verdes. Mis ojos son verdes. Pero son verdes tan oscuros que en las fotografías salen negros. Mi secreto es tener los ojos verdes y que nadie lo sepa. En el extremo de mí estoy yo. Yo, implorante, yo, la que necesita, la que pide, la que llora, la que se lamenta. Pero la que canta. La que dice palabras. ¿Palabras al viento? Qué importa, los vientos las traen de nuevo y yo las poseo. Yo a la orilla del viento. La colina de los vientos aullantes me llama. Voy, bruja que soy. Y me transmuto. Oh, perro ¿dónde está tu alma? ¿Está cerca de tu cuerpo? Yo estoy cerca de mi cuerpo. Y muero lentamente. ¿Qué estoy diciendo? Estoy diciendo amor. Y cerca del amor estamos nosotros.



Clarice Lispector (Brasil, 1920-1977)
Pertenece a: ¿Dónde estuviste de anoche? [Silencio]
Traducción: Cristina Peri Rossi

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Emily Dickinson-Poema 739

Muchas veces pensé que la paz había llegado
cuando la paz estaba muy lejos-
como los náufragos- creen que ven la tierra-
en el centro del mar-

y luchan más débilmente -sólo para probar
tan deshauciadamente como yo-
cuántas ficticias costas-
antes del puerto hay-


Versión de Silvina Ocampo

Emily Dickinson-Massachusetts 1830-1886-

Una mujer que admiro,vivió retirada del mundo desde los treinta años,no se saben con certeza los motivos,aunque se ha especulado mucho sobre ellos.

Tiene una producción poética abundante, aunque en vida publicó poquísimo.
Una voz enigmática y conmovedora.





lunes, 27 de septiembre de 2010

Las cadenas

Romper las cadenas que nos atan, que no nos dejan ser libres, que son el anclaje equivocado de la permanencia y de querer pertenecer, con la convicción de que ese es el lugar...
Las cadenas , esa invisible atadura que nos conduce irremediablemente al cansancio de arrastrarlas sin poder liberarse.
Las cadenas pesan y la mayoría de las veces tenemos la llave para abrir sus cerrojos y no las utilizamos por una extraña razón que revestimos a veces de moralidad, a veces de obligación...o de miedo...
Tenemos la posibilidad de huir, de abrir las puertas y no podemos, nos falta conjugar la iniciativa con el deseo, solamente se tienen fuerzas para aniquilar el sueño, el miedo nos supera.
La llave de nuestra cárcel está en nuestras manos.

sábado, 25 de septiembre de 2010

jueves, 23 de septiembre de 2010

Sólo para tí

Ocupas decenas de instantes cada día
Tormentos y ternuras en dosis infinitas
Y no me canso
Llena estoy de desconciertos y dudas
Pero no de ti, ni de mí
Que culpa tengo de tener un pasado en mi alma
Si mi pasado fueses tú
Iría a encontrarte
Pero eres mi presente y aquí estoy
.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

El poder del miedo

El miedo nos hace vulnerables. Irrumpe en nuestras vidas luciendo diferentes disfraces. La amenaza de enfermar, la amenaza de perder a quien queremos, la amenaza de perder el trabajo, perder, perder, perder...
El miedo atenaza y se adueña de las voluntades. Nos hace tropezar y perder el equilibrio de la confianza. Se pierden los objetivos ante la inseguridad que se instala de forma que una barrera invisible nos cerca y crece como una mala hierba para detener cualquier actitud incauta que pueda saltar el muro.
El miedo priva la libertad y somete y hace someter.
Se mata por miedo, se muere por miedo, se muere de miedo, se ensordece por miedo y se dejan de oir los millones de latidos en pro de la libertad. Se otorga la injustícia por miedo y se atrapa a los justos por miedo a su fuerza.
De repente, surge una extraña solidaridad que crece y crece, se extiende y su energía se expande como cofradías colectivas, y surgen las dictaduras.
Tener miedo no es ser cobarde, se puede ser valiente y sentir miedo, no se siente el miedo necesariamente por cobardía. La cobardía puede ser una gran aliada para la mezquindad. Las crisis, las religiones, la guerra, el hambre... quién maneja los hilos del miedo?
Pender de un hilo como las marionetas
.

martes, 21 de septiembre de 2010

El palito

Siempre lo veía. Era como un incondicional. Pensé si tal vez él faltaba a su cita cuando yo no acudía a la mía, pero eso era imposible de averiguar. También me preguntaba si él me reconocía de otros días cuando nos cruzábamos, o simplemente me veía.
El hombre del palito, como acabé llamándole para mis adentros, recorría varias veces la playa cada mañana. El paso ligero pero tranquilo. Emanaba paz, seguridad. No muy alto, más bien bajito, de pelo en pecho y aspecto agradable, lo que más me llamaba la atención era el palito que siempre acompañaba a su mano. Cada día su paso firme y decidido, y su palito, asido a puño cerrado dejando a la vista dos extremos, cortitos.
Pensé también, en uno de tantos encuentros distantes, si el palito era siempre el mismo o si lo iba cambiando, perdiéndolo, olvidándolo, simplemente tirándolo para recoger otro al día siguiente, pero estaba casi segura de que era el mismo siempre, ya que el porte del hombre no era descuidado, y los extremos del palito, a golpe de vista furtivo, eran siempre del mismo tamaño. Era el mismo palito!
Lo utilizaría para contar las playas andadas? dándole vuelta a cada ida y venida?, haría alguna marca en él? El palito, creo, le hacía compañía, le ayudaba en, ése, su diario ritual benéfico.
El invierno lluvioso y frío, mellaron mi encuentro con el azul del mar, quizá también el suyo. De hecho hacía días que no lo veía, pero no era un dato consciente hasta que lo volví a ver. Fue en el paseo de la playa, sentado en uno de los bancos de madera, me llamó la atención precisamente porque nunca lo había visto de otro modo que no fuera caminando, pero, claro, también podía sentarse. Estaba con una mujer, cogidos de la mano. Recién enamorados tal vez y mirando el mar? Y entonces reparé en que hacía días, bastantes, que no lo veía caminar, y la verdad…, me supo mal por el palito
.

domingo, 19 de septiembre de 2010

El humo ciega tus ojos

La forma del humo que se dibuja en el aire, las formas del rostro que lo exhala,
el humo que volátil, desaparece.
Por fuera plácido, liviano y sutil y casi como de puntillas,
desaparece, dejando solamente el rastro del olor.
Prohibido con polémica, estandarte de algún tiempo de libertad,
el último placer del condenado.
La especulación a su alrededor, las etiquetas mortíferas en sus cajetillas.
Tabaco, papel, filtro, máquina de dar forma al cigarrillo.
Cigarrillo hecho, filtros blancos o rubios,
tabaco negro, suave, mentolado, light, menos light, cien por cien natural.
(antes el emboquillado, todo un lujo) , fumar en pipa o fumar puros.
Toda la industria a su alrededor para acabar en humo y ceniza.
Cantidades de cenizas esparcidas por las calles, las plazas, los bares, las casas.
Miles de ceniceros fuera de los aeropuertos, en todas partes recipientes para depositar "la colilla", o dar un golpecito con el índice para soltar la ceniza y acertar tratándo de "encestar"
en los recipientes habilitados para favorecer su consumo,
y su final.
Canciones dedicadas, llenas de romanticismo "El humo ciega tus ojos" o "Fumando espero",
canciones de humo y copa que acompaña a la desesperación,
que saben a antro y a soledad.
El nombre que se le otorgó "vicio"...
Antaño, una mujer que fumaba, era una artista o era de alta alcurnia, o era una mujer "ligera".
Tabaco inglés, los cartones que "salvaban" la vida a unos cuantos.
El tabaco, lo social, el gesto compartido, la dependencia, la educación al preguntar si molesta.
Modelos para todo gusto y condición.
Calmante en las noches de insomnio.
Qué poder tiene cuando el primer cigarrillo marea y después crea dependencia y más tarde la fuerza de voluntad debe interponerse
.

martes, 7 de septiembre de 2010

Erik Satie-Gnosienne nº 1




Satie (1866-1925) nació y murió en París.Fué un genio y un personaje atípico, admirado por unos pero denostado por muchos.Murió en la miseria, a la que él llamaba "la muchacha de grandes ojos verdes" Y nos dejó composiciones maravillosas como ésta.Prefiero las versiones en piano pero no encontré ninguna de gran calidad con buenas imágenes y no se puede negar que aquí el paisaje es precioso y la ejecucíón impecable.

A disfrutar.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Quien escribiría esto? Me gusta!

" Echar mano de los gestos sencillos, único refugio para paliar la gravedad de los hechos extraordinarios"

La mochila

Que yo hoy cogiese un tren posterior al que suelo coger cada día no tiene importancia. De hecho siempre cojo el tren antes de la hora por si tengo algún contratiempo. Bueno pues hoy me entretuve en casa unos minutos más de lo habitual y cogí el siguiente.
Al entrar al vagón , sobre uno de los asientos vi una mochila . Sola, como olvidada. No había nadie en el vagón, excepto una chica un poco más allá de ese asiento.
Le pregunté si sabía algo, si había visto a alguien quizá ir al baño dejando momentáneamente la mochila sobre el asiento. Dijo no haber visto nada.
Me asomé a la puerta del tren por si pasaba algún empleado de R.E.N.F.E. La chica , implicada, buscaba por el otro extremo del pasillo, también. El tren saldría en pocos minutos, quizá tres o cuatro.
El caso es que abandonar el tren y llevar la mochila a las taquillas de la estación no nos era posible porque corríamos el riesgo seguro de perder ese tren, y en mi caso ya llegaría tarde.
La chica sopesó la mochila. Pesaba. Era grande, de color azul claro .Dijo que le inquietaba hacer el viaje con la mochila . Porqué pregunté yo. Bueno, se oyen tantas cosas.., respondió.
Si, de hecho lo primero que a uno le viene a la cabeza cuando descubre un bulto anónimo en el tren es una bomba, de todos modos yo al 99% estaba segura que sería un descuido, un gran descuido pero no una bomba.
Asomadas las dos al andén , esperando ver pasar a alguien que se responsabilizara del bulto pasamos los siguientes tres minutos. Nada, no aparecía nadie. Los últimos pasajeros ya corrían para coger el tren, a penas faltaban unos segundos.
De repente decidimos dejarla en el anden y confiar que quien la encontrase fuera un poco decente y la entregara en taquilla. Así, en el centro del anden era bien visible . Nosotras seguíamos asomadas, vigilantes.
Entonces y con los bip_bip_ bip del aviso de cierre , vimos correr a los últimos rezagados. Uno de ellos un niño de apenas 10 años, que sudoroso llegó a nuestra puerta. Me extrañó que no subiese al primer vagón a riesgo de perder el tren, pero resultó ser el dueño de la mochila. Se plantó jadeante ante la puerta, con la mano en el pecho a causa de la carrera y agradeciendo con boca , ojos y todo su semblante haber recuperado su bolsa , mientras las puertas se cerraban ante los tres.
Yo no sé si había un guión previo o no, pero sé que hoy, para mi, valió la pena perder el tren.

miércoles, 25 de agosto de 2010

El rebobo de la jojoya

Ocurrió al poco de morir mamá, cuando aún seguíamos yendo todos al domicilio familiar intentando mantenernos unidos ante la debacle.
Seguramente sería un domingo por la tarde cuando de repente a alguno de nosotros , sus hijos se nos ocurrió ver una vez más las joyas que mamá tenía. No eran muchas la verdad, pero ¡eran tan especiales!, al menos para mi…
Sus joyas eran emblemáticas para mis ojos de niña que es cuando las empecé a conocer. Un nomeolvides de oro de cadena espesa con las medallitas de los cinco hijos colgadas alrededor y grabadas en ellas las fechas y el horóscopo de cada uno, un anillo majestuoso -el de pedida - regalo de mi padre que según ella siempre contaba era de platino, metal más valioso que el oro, que ya era decir.
Alguna cosita más componía el pequeño tesoro, creo que unos pendientes de una cuñada y alguna medalla.. En fin, el caso es que aquel domingo alguna de mis hermanas o tal vez yo misma, (hace ya casi 22 años), sacamos la tetera donde mamá tenía guardadas estas cosas y comprobamos (comprobé) que ni el anillo de platino ni el nomeolvides estaban.
Nadie sabía nada, se hizo un silencio molesto y alguien supongo que concluyó: ya aparecerá. Por aquel entonces nadie quería enfadarse con nadie, al contrario, necesitábamos soportar la situación juntos y eso hubiera constituido nuevas pérdidas, además haber perdido a nuestra madre era tanto que todo el resto se volvía secundario.
Siempre, sin embargo me molestó esa desaparición, me inquietaba y me producía dolor pensar que uno de mis hermanos fuese tan vil, pero sobretodo no quería saber quien había sido, preferí sospechar de todos a conocer al verdadero autor. Cosas !...
Durante estos casi veintidós años nadie sacó jamás el tema, y a mi me pareció bien también no hurgar.
Fue hace tan sólo unas semanas que yendo con una de mis hermanas en coche por la pequeña ciudad en la que vivimos me dijo al pasar por un negocio de compra –venta de joyas , que allí era donde mi padre había hecho hacer los anillos que nos regaló con motivo del nacimiento de una de nuestras sobrinas. Cómo? , por qué?, yo no entendía nada. El caso es que esos anillos nos los regaló hacia ya unos 9 años, cuando nació la pequeña y eran el resultado de la fundición del oro y del platino de las joyas de mamá.
-Espera un momento, le dije: ¿desde cuando sabes tú eso? , me chocaba la conversación que estábamos teniendo así como por casualidad…
Entonces me explicó que ella había conocido la verdad hacia poco , que mi padre le contó que él , en un intento de evitar que nos peleásemos por las tres joyas de mamá las guardó, las quitó de nuestra vista (gran confianza en nuestros instintos) y años más tarde las hizo fundir para regalarnos unos anillos corrientes, de oro pero corrientes .
Mi hermana no se ha vuelto a poner el anillo, le cogió rabia. Yo, ya no me lo ponía, pero me sorprendió, una vez más, mi padre urdiendo todo eso para evitar un mal.
Lo que también me hace gracia, es que durante todos estos años los unos hemos sospechado de los otros, yo tenia más o menos mi posible culpable, y seguro que a los ojos de alguno de los demás quizá lo fuese yo.
Ahora ya estoy tranquila, me siento feliz de la inocencia de los otros y sobretodo de pensar que aunque no muy acertadamente a veces, mi padre quiere lo mejor para nosotros.

martes, 24 de agosto de 2010

gerbera trencada i pedra foradada


Vermell de Festa Major

Síndria vermella
la lluna està plena i rodona
com tu
Et mirava des del cel
tu a la taula
abans del tall del ganivet
ella a dalt...
Després cremarien la pólvora
i un núvol de fum
li posaria la cara vermella
gairebé com la teva
quan
et van partir
en dues meitats



sábado, 7 de agosto de 2010

Radiactivo

Chernóbil arde aún
Su envenenada llama
circulando en silencio
por las espigas y los ojos
los peces y las motas de polvo
que bailan
-gráciles-
en el aire de agosto
rastreando el camino
a los pulmones, el cerebro,
los huesos.
Arde Chernóbil ,
lo hará por siglos
como Kishtim
perpetuando el mal
en la tierna carne
de los niños.
Jovencito estúpido
dile a una víctima
que la nuclear
es energía limpia…
Dilo ahí, en Chernóbil
(si te atreves)
O mejor,
dilo en Hiroshima
en cuya memoria yacen
la agonía y el grito.
Llaga del mundo
no curarás jamás
si se cierran los ojos
a tanta evidencia

Una ventana abierta al apocalipsis es más que suficiente

Susan Wright-Robert Sinsheimer

Boletín de científicos atómicos.

domingo, 1 de agosto de 2010

A Jornet

Parli!.
Era la teva resposta exigent al telèfon.
Parli! i començàvem a parlar, de tot , de la teva salut , que si de vegades et senties “el rei del mambo “ i de vegades no podies amb la teva ànima. Jo el que sentia és que eres especial, amic , únic.
Vaig voler trucar-te per últim cop, tot sabent que acabaves de marxar , que mai més em diries parli! i començaríem a parlar.

miércoles, 28 de julio de 2010

Enhorabuena!!!!!!!!!!!

Independientemente de la politización del tema,la noticia es esperanzadora y supone un avance en la lucha contra el maltrato a los animales.
Se prohiben las corridas de toros a partir del 2012 en Cataluña,(ojalá fuera desde ya),pese a las protestas del personal amante de esta costumbre bárbara
.
NO A LAS CORRIDAS DE TOROS, PERO NO SOLO EN CATALUÑA SINO EN TODA


ESPAÑA Y EN CUALQUIER LUGAR DONDE ESTA HORRENDA PRACTICA TENGA

LUGAR

La Sagrada Familia en estado puro



He aquí la planta que inspiró a Gaudí para crear la Sagrada Familia . No es magnífica?

martes, 27 de julio de 2010

Partida

Un malévolo sol
derretía el asfalto
Y en esa ondulación
bailaba el miedo
a lo desconocido
Sabía que marcharse
era algo inevitable
Pero cada célula del cuerpo
le pedía quedarse
Allí,
a la sombra amable
de la mano materna
En la penumbra
de la sala
donde el cuadro
del antepasado
le sonreía apacible
y seguro
A las cinco en punto
pasaba el autobús
Debería coger
la pesada maleta,
las lágrimas tragadas,
el miedo al futuro
y dejar de ser niña
Sí,un malévolo sol
derretía el asfalto
y en esa ondulación
bailaba el miedo

En la tórrida tarde
de aquel verano
se encaminó a la incertidumbre.

jueves, 22 de julio de 2010

Ruge

Ruge el mar ,
me desconcierta , me habla, grita, dice cosas
que no entiendo que le pasa
cuando sus azules torna
y sus tripas se desatan ,
echa espuma por las olas ,
retrocede, va y viene,
como yo cuando estoy loca
y me muevo rujo y grito
y mis palabras son sordas,
mis azules oscurecen
bajo un cielo de escayola
que me atrapa en sus paredes ,
me apresa, me derrota
y mi mar de inquietudes se estremece, me provoca
una honda larga y triste
vaguedad desoladora
que se calma cuando vuelve
el sol y se van las sombras
y mi alma se contenta con la brisa ,
con la sola certeza que todo pasa.

miércoles, 21 de julio de 2010

Descripción de un paisaje

Conocer otros cerros, otros mares y otros surcos en los rostros de los montes, llevan al propio descubrimiento de la historia que alguna vez fue.
Aprehender el paisaje que me fue transmitido, como una lectura a través de las palabras, Andalucia-Almería, agreste, lunar, cuajada de chumberas y mis raices que se riegan con el mar de Carboneras, pueblo blanco, opuesto al nombre...y detrás de los cerros, el cortijo, lugar que antaño cobijó una parte de los que dieron lugar a mi historia, y a sus "chatillos" sueños..
Algarrobos, higueras, árboles bajitos, flores y palmeras de ensueño árabe, y el esparto que convirtieron en artesano esas manos que lo recogieron, creando cestos, alforjas y alpargatas, tantos útiles, que lo espinoso se hace increible al ver su destino.
Aquí, las fuentes y los rios son un contraste, aquí, he sentido la emoción de la búsqueda, y de aquí me voy, con el corazón repleto del ir.

Cuatro miradas, cuatro voces.

Creamos Artemisa para desplegar a través de presencias, pensamientos, vivencias, sueños y ensueños un catálogo abierto a relatos , poemas, fotografía, música, cine, pintura y cualquier tema creativo, tratando de cultivar la diversidad que cada una lleva dentro.
Una invitación a la lectura y la contemplación donde las opiniones serán bien recibidas